Qué es el layoff en apuestas deportivas

Existe toda una serie de recursos que emplean las casas de apuestas para mantener el equilibrio y la estabilidad de las bookies con el fin de garantizar la permanencia de las principales firmas encargadas de organizar estas actividades. Los layoffs son solo una parte de esos recursos, y para que puedan ser utilizados se tienen que dar una serie de condiciones.

Layoff en apuestas: rasgos fundamentales


A grandes rasgos, el layoff es una técnica que usan las bookies para equilibrar el nivel de riesgo en el momento perciben que ha existido una entrada desmesurada de dinero en una sola dirección. Normalmente, esto se debe a que ha habido una tendencia mayoritaria de los usuarios a apostar en un mercado específico, lo que puede romper el equilibrio del juego y comprometer su posición.

¿Y en qué consiste esa técnica? En una apuesta que hace la propia bookie en una casa de la competencia. Así, se consigue equilibrar el exceso de capital que los usuarios han apostado en un determinado resultado.

La presencia de un layoff tiene más sentido cuando se deja de mirar a una casa de apuestas como una mera organizadora y pasa a ser el rival principal. Y es que, en el momento de apostar, los usuarios están jugando contra la propia bookie, ya que es ella la que pierde dinero si el usuario gana la apuesta y viceversa.

Más allá de impedir que el usuario gane una recompensa, lo que se pretende con técnicas como los layoffs o el cobro de overrounds es garantizar la longevidad de la plataforma y equilibrar el juego, teniendo en cuenta que no es recomendable que todas las apuestas vayan a un punto específico e ignoren el resto de opciones del mercado.

El efecto último de los layoffs es la reducción de las cuotas, que permite reducir el dinero a entregar por apuesta y equilibra el balance gasto-ganancia de la casa.

¿Es legal que una casa de apuestas pague una apuesta en otra bookie?


No existe una norma específica que prohíba a una casa de apuestas pagar una apuesta en una casa de la competencia. Es más, teniendo en cuenta el carácter regulador de este movimiento, es posible que incluso se promueva desde dentro del sector, como mecanismo de protección para nivelar la dirección del capital.

Con un layoff digamos que lo que se consigue es expandir las direcciones que toma el dinero, que es lo que interesa a la bookie. Porque, en caso de que las apuestas se concentren en una sola dirección y todas las apuestas resulten ganadoras, la estabilidad de la casa puede verse perjudicada y es preciso evitar una posible devaluación de las cuotas, lo que llevaría a los usuarios a no seguir apostando en esa casa.

Por tanto, resumiendo lo que es el layoff: apostar en otra casa de apuestas para reducir el riesgo y equilibrar la dirección en la que se mueve el dinero.

¿Se pueden detectar los puntos de layoff?


Hay que ser realistas: ninguna casa de apuestas va a comprometer su viabilidad ni a corto ni a largo plazo en pro del espectáculo. Hay aspectos y técnicas de protección que solo las bookies conocen, y los puntos críticos de layoff, lo que se conoce como los layoff spots, son prácticamente indetectables.

Dado que las bookies miran por su propia supervivencia, es necesario entender que estas siempre van a tener el control sobre las apuestas para evitar posiciones delicadas que afecten a la estabilidad de la plataforma.

Siempre se busca mantener equilibrada la acción, y la casa de apuestas tomará las medidas necesarias para garantizar que esa estabilidad se mantiene efectiva. Un usuario por sí mismo no puede evitar el proceder de la casa, dado que hay encuentros que, de por sí, por la euforia desatada y el hype generalizado, hacen que los aficionados dirijan sus pronósticos en la misma dirección.

Esa medida de protección que es el layoff beneficia, además de a la propia casa, a los usuarios que han apostado porque es la bookie la que tiene que hacer frente al pago de las recompensas en caso de que todos esos pronósticos sean acertados. El riesgo de asumir un gran número de apuestas hechas en la misma dirección es ese, que si resultan apropiados se deben abonar, y la envergadura de ese coste depende del volumen de las cuotas.

Mediante el layoff, la casa de apuestas puede afrontar esos pagos mediante las potenciales recompensas que gane de esa apuesta hecha en una bookie de la competencia, usando su propio pronóstico como herramienta para garantizar su solvencia.

En caso de que el pronóstico sea erróneo para todos aquellos que han apostado en la misma dirección, la casa de apuestas gana al quedarse con el precio de las apuestas que han resultado perdedoras.

Por tanto, el layoff en apuestas deportivas es una herramienta de solidez que garantiza el equilibrio de la casa y la estabilidad de las jugadas, siendo también un método eficaz para garantizar una alta exigencia financiera a la bookie en momentos donde las apuestas son unidireccionales.

También te puede interesar

Apuestas each-way o “ganador colocado”: ¿en qué consisten?

Las apuestas eachway o apuestas de “ganador colocado” son un tipo de apuesta en el que se hacen dos apuestas en una. La mitad se utiliza para apostar por el ganador del evento, y la otra mitad se a...

Freebets y créditos de apuesta: qué son y cuándo se utilizan

Las freebets se han terminado convirtiendo en uno de los principales reclamos de las grandes casas de apuestas. Son muy atractivas para quienes acaban de adentrarse en el rico mundo de las apuestas...

Apuestas de caballos across the board: qué son y cuándo se utilizan

Estamos hablando de un tipo de apuesta específico para carreras de caballos que se caracteriza por hacer referencia a todas las posibilidades. Las apuestas ATB de caballos, las siglas de Across The...

Promociones